Ascenso al Acopán

Al tepuy hay que acercársele con respeto. Con humilde devoción. Es un sabio anciano shamán y el trato ha de ser cauteloso. El tepuy puede recibirte o rechazarte. Decida lo que decida, no queda otra que aceptar el destino.
Mi relación con el Acopán comenzó de lejos. Primero fui a conocer Yunek, la comunidad pemón asentada a sus pies. Luego fui y llegué hasta la base. Desde abajo elevé la vista presa del vertical vértigo y quise subir.
Ese tepuy castillo, envuelto por un farallón de selva, me intimidaba tanto como me llamaba.
Entonces fui resuelta a ascenderlo. Entendí que primero se le pide permiso al pemón para luego ser aceptado por el tepuy. Me pasé cinco días caminando. Sudé selva, me hundí en los ríos colorados, pasé frío, me chuparon la sangre las garrapatas, los mosquitos y los puri-puri. Llegué a la cumbre del Acopán y la lloré de dicha y encuentro. El tepuy me aceptó. Me abrazó.
Estas imágenes reflejan lo que mis ojos vieron.

http://www.lapequecomeflor.com/

@arianuchis

La tarde
La tarde

Desde la escuelita veo caer la tarde sobre la mínima comunidad de Yunek Kukuy el día en que llegamos

Árbitro
Árbitro

El Acopán le sirve de único árbitro a los pemones que juegan fútbol cuando el sol baja la intensidad

Caimanera
Caimanera

Los niños emulan a sus parientes y juegan una pequeña caimanera cerca del partido principal

Rosado
Rosado

Me levanto a las cinco de la madrugada del día que nos toca comenzar a caminar y veo al tepuy pintarse de rosado. Me levanto, porque estaba despierta desde las tres presa de la ansiedad

Me llama
Me llama

Voy al río a bañar el desvelo. Por todas partes se asoma el tepuy y me llama

Atrás Yunek
Atrás Yunek

Arranco a caminar el valle para dejar atrás Yunek y adentrarme en la ruta hacia el Acopán

Apetito
Apetito

Esperamos la cena impacientes. Tanta selva abre salvajemente el apetito

En el medio
En el medio

Me levanto en la mañana y veo mi carpa en medio de la selva. Atrás, la perenne presencia de la pared del Acopán

Piña dulce
Piña dulce

Julio es un sol, un alma noble, un espíritu elevado que se acerca a nosotros piña dulcita mediante

Cautelosos, resistentes
Cautelosos, resistentes

Los porteadores pemón son fuertes, cautelosos y resistentes. Es asombroso verlos desplazarse por la selva como quien camina en una acera

Por el río
Por el río

Comenzamos a encaramar en el tepuy a través de su río colorado

Los siete orientales
Los siete orientales

Me conmueve poder ver desde acá arriba a los siete tepuyes orientales que tanto he visto de cerca en La Gran Sabana. Los pemones de Yunek sólo los han visto desde aquí

Cómo gozan
Cómo gozan

En la noche los porteadores hacen fogaticas para calentarse, secar la ropa y reírse de nosotros. Vieran cómo gozan

Chimantá
Chimantá

Esta planta es endémica del Macizo de Chimantá donde está el Acopán. Tiene varias subespecies de diversos tamaños y hasta colores

Desde la cima
Desde la cima

Finalmente, veo el mundo desde la cima del Acopán

Comments

  1. Excelente foto reportaje, como siempre nos llevas a esos sitios maravillosos contigo a traves de tus palabras y maravillosas fotografías, gracias por ello…besos

  2. Estoy impresionada de lo bonito de ese sitio, yo adoro el eco turismo pero no tengo tiempo para hacerlo, me gustaria subir por lo menos 1 tepuy de la gran sabana, la amo y creo que es el inicio del mundo. Ariana y a tu mami les tengo un gran aprecio, es la 1ra vez que logro hablar solo por el twitter. Sigue flaquita dando lo mejor para este país, se le quiere. Yenni. Ramirez de valencia.

  3. Hola Arianna,

    Veo que fuiste con un amigo muy querido, llamado Joel, quien tambien se hace llamar Maikan. Que gran viaje. Gracias por compartirlo. Saludos desde la Sabana.

DEJA TU COMENTARIO |

*