El cuarto alguna vez fue blanco. Es un cuadrado casi perfecto, tres por tres. La puerta es de metal, negra y maciza, como si se quisiera esconder algo valioso. La ventana, alargada y estrecha, con barrotes. Entra poca luz. El moblaje es mínimo, solo una camilla oscura con apoyabrazos y cinturones que permite suponer que […]

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

¿Me daría su nombre completo?   No me gusta usar mi apellido para relacionarlo con todos los asuntos de Rubén Blades. A través de Internet ha habido gente que me ha localizado y ha venido a la puerta de mi apartamento buscando a Rubén, o gente que me llama para pedirme que lo contacte de […]

Pages: 1 2

Una suave música de fondo acompaña a los comensales que cenan en el local de Buona Pizza de la avenida 7, en pleno centro de la ciudad de Mérida. El tintineo de los cubiertos se detiene cuando dos relampagueos anteceden a la penumbra. Un “nooo” sostenido recorre las mesas y las manos empiezan a tantear […]

Pages: 1 2 3 4

−Jonay, no quiero que este partido termine. Faltaban cinco minutos para el final del juego entre Uruguay y Venezuela. La selección nacional de fútbol, la Vinotinto, vivía una ilusión fraguada apenas en la mente de unos pocos. Como un niño, Gilberto Angelucci, el espigado arquero de manos de largo alcance, compartía con Jonay Hernández, el […]

Pages: 1 2 3 4 5 6

—Espere un segundito. Frente a la habitación, en un extremo del pasillo oscuro —la mano pálida en el picaporte—, el hombre dice: —Espere un segundito que aviso que me cuiden a Ángela. Tubos de oxígeno, mesas rodantes, ruidos a metales sanadores: cuchillos, agujas, esas cosas. Todo lo demás: prolijidades de hospital privado. Un médico, las […]

Pages: 1 2 3 4 5 6

Fernando acaba de hundirle varias puñaladas a Kenny. Arrastra el cuerpo hasta el baño, lo deja allí tendido y toma el envase con un químico que se usa para limpiar computadoras. Rocía el piso del apartamento con ese líquido y prende fuego. Todo se llena de humo muy rápido y eso provoca histeria en Fernando. […]

“Si me hubiera quedado en Panamá no habría sido músico”, dice al recordar el episodio con el decano. Esa mañana de 1970, el segundo de los cinco hijos de Anoland y Rubén recibió un recado que le dio un compañero de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá. —El decano […]

Pages: 1 2