RODRIGO BLANCO CALDERÓN

Nació en Caracas el treinta y uno de julio de 1981, el mismo día que Harry Potter, el mismo día que desapareció Antoine de Saint-Exupéry engullido por una nube-ballena, el día de San Ignacio de Loyola. Y el hecho de que Saint-Ex haya sido formado por jesuitas le parece una coincidencia asombrosa. Cree en Borges como en Dios todopoderoso y es fanático de los gloriosos Tiburones de La Guaira. Es escritor y profesor universitario. También da talleres de escritura de cuentos.

Por RODRIGO BLANCO CALDERÓN: