HERNÁN CARRERA

Músico, paracaidista, cocinero, cineasta, posadero, pescador, guardabosques, catador de vinos, agente viajero, carpintero, diseñador de juguetes, velerista, piloto de pruebas, curador de exposiciones fotográficas, buzo, maestro pastelero, bibliotecario, cultivador de cacao, eremita de Internet. Nada de eso es Hernán Carrera, pero con tanta cosa buena y útil que se puede ser en la vida –dice–, no tiene excusa alguna para haber terminado de periodista y mucho menos de editor, como no sea “ufff, esta debilidad manifiesta por Marcapasos”. De esta revista, en su etapa como publicación impresa, fue el corrector, pero fue más que eso: el ojo imprescindible, el Jedi y sensei. Estudió Letras. Cocina una pastica que no está nada mal. Escribe por ahí de cuando en cuando, y de vez en vez también por allá, sin remilgos de pelaje.

Por HERNÁN CARRERA: